Saltar al contenido
Tipos de Meditación

Tu web de referencia sobre Meditación

Bienvenido a nuestra página web. Aquí aprenderás todo lo relacionado con la meditación y otros tipos de relajación. Como sociedad pasamos mucho tiempo invirtiendo nuestro tiempo y esfuerzo en mejorar nuestro físico, pero muy poco en mejorar nuestra propia salud mental. Esta desigualdad puede ser peligrosa, no solo para nuestra salud, sino para la plenitud que esperamos obtener en la vida. Aquí aprenderás que tipos de meditación existen, cual es el más acorde con tu forma de ser y como puedes empezar a practicarlo.

¿Qué es la Meditación?

La meditación es la práctica de adquirir una concentración y atención plena, enfocarse en algo, conocer nuestra mente, liberarla totalmente de distracciones, estando presente en el aquí y ahora. Es observar la paz que emana de nuestro interior de forma natural. Aprender a como meditar es aprender a separarnos de los pensamientos y sensaciones que nos rodean y nos hacen distraer la mente, llevándonos a un sin fin de pensamientos, siendo muchos de ellos nocivos.

La meditación es una práctica donde la persona entrena su mente para conseguir algún tipo de beneficio o para reconocer mentalmente un contenido sin sentirse identificado o identificada con dicho contenido, ​o como un fin en sí misma.

El término meditación se refiere a un amplio abanico de prácticas las cuales incluyen técnicas pensadas para conseguir la relajación, desarrollar energía interna o la fuerza de vida (Prāṇa, qì, ki, chi,etc.), amar, desarrollar compasión, generosidad, empatía, paciencia y perdón. Una manera particular de meditación tiene como objetivo conseguir sostener la concentración en un mismo punto sin esfuerzo,​ ​habilitando en el practicante un estado de bienestar general en cualquier actividad de la vida.

La meditación tiene diferentes significados, según el contexto. Ésta se lleva practicando desde la antigüedad como un componente más de muchas religiones y creencias, pero la meditación en si misma no es una religión. La meditación implica un esfuerzo para regular la mente, donde normalmente se usa para concentrarse y calmar según que condiciones de salud o psicológicas. Se puede practicar sentado, o de una manera activa. Los monjes budistas practican la atención plena durante todas las actividades del día a día como una manera de entrenamiento mental. Esta práctica tiene como objetivo conseguir un estado de paz plena a través de saber controlar los pensamientos y sus emociones. En algunas formas de meditación utilizan rosarios u otros objetos rituales para seguir algún aspecto de dicho entrenamiento.

Desde un punto de vista psicológico y fisiológico, meditar puede inducir a un estado alterado de la conciencia.​ ​ Dichos estados consiguen una respuesta neurofisiológica que se puede medir.​ ​Existen muchos tipos de meditación en la cultura occidental a día de hoy. Relajación muscular progresiva, respiración consciente se han encontrado beneficiosas en términos cognitivos tales como la relajación. Entrenando la meditación puede rebajarse la mentalidad depresiva y se puede lograr una paz mental mayor.

Tipos de Meditación

Existen diferentes tipos de meditación: meditación budista, trascendental, vipassana, mindfulness, zen, con mantras, de yoga, taoísta, cristiana o con visualizaciones. Encontrar la forma de meditar con la que te encuentres más a gusto es importante, ya que te ayudará a mantener una práctica constante. No lo olvides, el verdadero significado de la meditación es conseguir controlar tu mente, liberándola de cualquier tipo de estrés, llegando a conseguir un estado meditativo en el presente, aquí y ahora.

Definición

La palabra meditación viene del latín meditatĭo que originariamente era una especia de ejercicio intelectual; mientras que la palabra contemplación se utilizaba para un uso más espiritual o religioso. Aparte de su uso histórico, la palabra meditación es usada en la traducción de conceptos provenientes de prácticas espirituales asiáticas como el dhyana. A partir de ahí, el término meditación adquirió una nueva definición similar a la contemplación.

Allá en el siglo XIX, los teósofos adoptaron la palabra “meditación” para referirse a las distintas prácticas de conocimiento interior o contemplación propias del budismo, hinduismo y otras diversas religiones orientales. No obstante, este tipo de práctica no es desconocida para la cultura occidental, como muestran muchos hallazgos de vasijas celtas con figuras en posturas del yoga. ​

Según Rudolf Steiner, descubridor de la antroposofía, la meditación es el camino hacia el conocimiento del mundo espiritual y se necesitan ejercicios especiales, según lo explicado y descrito en ¿Cómo se adquiere el conocimiento de los mundos superiores?

Características

La meditación es caracterizada por tener algunos de estos rasgos:

  • Es un estado de concentración máxima sobre la realidad del momento presente.
  • Es un estado de concentración tal que la mente consigue ser libre de sus propios pensamientos.
  • Es una concentración en el momento presente en la cual la atención es liberada de su actividad mental común y se focaliza en Dios (en religiones teístas).
  • Es una focalización de la mente en un único objeto, como puede ser la propia respiración o recitar constantemente frases o vocablos (un ejemplo son los mantras de yoga, uno de los más célebres de los mantran o mantras es “Oṃ”).

¿Meditación espiritual o religiosa?

Budismo

La meditación es muy importante en el budismo, donde existen diferentes técnicas y maneras específicas. En algunas de ellas la mente consigue un plano de entendimiento que va más lejos de lo aprendido y tiene que ver más con un plano sensorial.

La meditación zen está basada en la condición natural de la conciencia humana, capaz de comprender el significado de su propia existencia, aunque esto pueda ocurrir en el inconsciente. Esta percepción puede ser interrumpida por distracciones en asuntos que absorben nuestra propia atención. La práctica de una rutina de meditación devolverá a la mente a nuestro estado básico. Algunos de los maestros de meditación zen dicen que la práctica de la meditación como tocar el corazón del ser humano.

En la escuela Theravāda, la meditación utiliza técnicas tanto vipassana, mettā y samādhi, como la potenciación de la bondad y el conocimiento superior del espíritu. En el Mahāyāna sus prácticas meditacionales son los rezos, cantos y visualizaciones.

Cristianismo

En el cristianismo, la meditación tiene un enfoque cristológico. En el cristianismo se busca dirigir su pensamiento hacia Dios, a su palabra y a su obra. La meditación es una manifestación de la oración cristiana. Se practica con la ayuda de algún libro o bien algún escrito como la Biblia, los textos rituales del día, escrituras de los padres de la Iglesia, etcétera.

Hinduismo

Dentro de la filosofía hindú la meditación es un tercio de las 6 ramificaciones del hinduismo.

Islamismo

Dentro del sufismo se usan varias técnicas de meditación.

Paganismo

En la mayor parte de las religiones basadas en el paganismo y el neopaganismo, como son la Wicca y el druidismo, la meditación es un pilar esencial para sostener una conexión con la divinidad.

Técnicas de meditación

Parece ser que las distintas técnicas de meditación pueden ser clasificadas respecto a su enfoque. Ciertas se enfocan en el campo de la percepción y la experiencia, asimismo llamada de conciencia plena (mindfulness). Otras se enfocan en un objeto determinado, y son llamadas de “concentración”. También hay técnicas que intercambian el campo y el objeto de la meditación.

Las técnicas de aproximación a la meditación cambian desde las que se fundamentan en observar la respiración, en visualizar algún pensamiento positivo o bien imagen inspiradora, enfocar algún objeto o bien imagen (como un mándala), las invocaciones, hasta las que se fundamentan en géneros de compleja “alquimia espiritual”.

Asimismo, existen las meditaciones sin objeto, desenfocando la tensión mental. Aparte de lo descrito ya antes sobre el pensamiento en la meditación, a lo largo de esta se puede dejar fluir de forma libre las imágenes mentales, sean claras o bien confusas, como cuando se está a punto de conciliar el sueño. Por otro lado, se pueden dejar fluir las sensaciones, emociones e impulsos, por norma general sin intervenir en ellas, y sin dejándose llevar o bien enmarañar, de forma que al final muestran una tendencia a reordenarse por sí solas; si bien existen métodos de reflexión y técnicas de concentración en que la conciencia las puede manejar.

Salud y efectos fisiológicos

La meditación no solo puede tener propósitos religiosos sino más bien estar asimismo enfocada en el mantenimiento de la salud física o bien mental. Estudios científicos han probado que ciertas técnicas de meditación pueden ayudar a aumentar la concentración, la memoria, la salud sensible y progresar el sistema inmunitario y la salud por lo general.

Hoy en día hay por lo menos 2 géneros de meditación que han demostrado ser efectivos para incrementar el cociente intelectual (presencia abierta y focalización), progresar la memoria e inclusive alterar unas partes del cerebro como el hipocampo o bien la ínsula.

Otros estilos de meditación dan del mismo modo diferentes beneficios a la salud mental y física de sus practicantes, singularmente una mejora del sistema inmunitario y de la inteligencia emocional. Entre los más frecuentes se hallan la reducción del estrés y la disminución de la presión sanguínea.

Ciertos estudios científicos sobre la meditación zen registraron diferencias significativas entre el funcionamiento del sistema inquieto y cerebral de personas que meditaban de manera regular y el de las que no.

Al examinar la actividad cerebral a lo largo de la meditación, utilizando un electroencefalograma, se puede observar que se pasa de las ondas beta (actividad normal, consciente) a ondas alfa (relajación, calma). En la meditación más profunda se pueden registrar ondas theta (relajación profunda) y en meditaciones avanzadas se puede advertir la presencia de ondas delta (sueño profundo sin dormir).

Una investigación efectuada en la Universidad de Melbourne sugiere que el silencio mental conseguido en la meditación puede reducir el agobio laboral y ser una terapia contra la depresión.

Otro estudio efectuado por Richard Davidson de la Universidad de Wisconsin, descubrió que la meditación puede modificar el funcionamiento del cerebro y permitir lograr diferentes niveles de conciencia.